Vive la vida que Dios te ha destinado: En busca de lo celestial

Buscad las cosas de arriba

Como cristianos, hemos sido resucitados con Cristo y debemos centrar nuestras vidas en las cosas celestiales, donde Él está sentado a la diestra de Dios. Nuestros afectos deben estar puestos en lo de arriba, no en las cosas terrenales.

Nuestra vida está escondida en Cristo

Hemos muerto al pecado y nuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, se manifieste, también nosotros apareceremos con Él en gloria.

Mortificad vuestros miembros

Debemos deshacernos de los deseos pecaminosos que son contrarios a la voluntad de Dios: fornicación, impureza, afectos desordenados, concupiscencia maligna y avaricia, que es idolatría.

Vestíos del nuevo hombre

Hemos dejado atrás las viejas costumbres y hemos revestido al nuevo hombre, que es renovado en conocimiento según la imagen del que lo creó. En Cristo, no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre. Cristo es todo, y en todos.

Revestíos de virtudes cristianas

Como elegidos de Dios, santos y amados, debemos revestirnos de misericordia, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia. Debemos perdonarnos unos a otros, tal como Cristo nos perdonó. Sobre todo, debemos revestirnos de amor, que es el vínculo de la perfección.

Que la paz de Dios gobierne en vuestros corazones

Permitamos que la paz de Dios gobierne en nuestros corazones, porque para eso fuimos llamados en un solo cuerpo. Seamos agradecidos.

Enseñanzas o consejos del texto desde una perspectiva cristiana:

  • Busca las cosas celestiales en lugar de las terrenales (versículo 1)
  • Ama las cosas de arriba, no las de la tierra (versículo 2)
  • Muere al pecado y vive para Dios (versículo 3)
  • Glorifícate con Cristo en su segunda venida (versículo 4)
  • Mortifica (mata) las obras pecaminosas de la carne (versículo 5)
  • Evita la ira, la malicia y la mentira (versículos 8-9)
  • Vístete con las nuevas características del hombre caído (versículos 10-12)
  • Practica la misericordia, la bondad y el perdón (versículos 12-14)
  • Deja que la paz de Dios gobierne tu corazón (versículo 15)
  • Llena tu vida con la Palabra de Dios (versículo 16)
  • Haz todo en el nombre de Jesucristo (versículo 17)
  • Sométete a las autoridades legítimas (versículos 18-22)
  • Trabaja de corazón para el Señor en todo lo que hagas (versículo 23-24)
Leer  Vive como de día: La importancia de la honestidad y la rectitud

Subir