Visiones del Cielo y el Trono de Dios

El Llamado desde el Cielo

Tras una súplica al cielo, se abrió una puerta en lo alto y una voz resonó como una trompeta, invitando al observador a presenciar acontecimientos futuros. En un instante, él fue trasladado en espíritu y contempló un trono imponente en los cielos, ocupado por un ser majestuoso.

El Trono de Gloria

El que estaba sentado en el trono era resplandeciente como el jaspe y el sardio. Alrededor del trono se extendía un arcoíris que brillaba con el verde de la esmeralda. A su alrededor, veinticuatro ancianos estaban sentados en sillas, vestidos de blanco y con coronas de oro en sus cabezas.

Los Atributos Divinos

Desde el trono emanaban relámpagos, truenos y voces. Siete lámparas de fuego ardían ante él, simbolizando los siete espíritus de Dios. Ante el trono se extendía un mar de cristal transparente como el cristal. En medio y alrededor del trono había cuatro seres vivientes cubiertos de ojos.

Los Cuatro Seres Vivientes

El primer ser era semejante a un león, el segundo a un becerro, el tercero tenía rostro humano y el cuarto era como un águila voladora. Cada ser tenía seis alas y estaba lleno de ojos, proclamando incesantemente la santidad y el poder de Dios.

Adoración y Alabanza

Cuando estos seres honraban y agradecían al que estaba sentado en el trono, el Dios eterno, los veinticuatro ancianos se postraban ante él, lo adoraban y arrojaban sus coronas ante el trono, alabándolo eternamente.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad