El valioso mensaje de Mateo 28:16-20: Guía práctica para la vida cristiana

La Gran Comisión según Mateo 28:16-20

¡Hola a todos! Hoy quiero compartir con ustedes un pasaje bíblico fundamental para los cristianos, conocido como "La Gran Comisión". En el Evangelio de Mateo, capítulo 28, versículos 16 al 20, encontramos una enseñanza clave para nuestra vida y fe. Vamos a explorarlo juntos.

El contexto de Mateo 28:16-20

Después de la resurrección de Jesús, los discípulos se encontraron con Él en un monte en Galilea, tal como Jesús les había dicho anteriormente. En este encuentro, Jesús les dio instrucciones muy importantes, conocidas como "La Gran Comisión", acerca de lo que debían hacer después de su partida física.

Quizás también te interese:  La Iglesia de Dios de la Profecía: Una guía bíblica para fortalecer tu fe y encontrar tu propósito

La misión de los discípulos

Jesús dijo a sus discípulos: "Vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado" (Mateo 28:19-20).

Haciendo discípulos

El mandato principal de Jesús fue que hagamos discípulos, es decir, que compartamos el mensaje del evangelio y ayudemos a otros a seguir a Jesús. Como cristianos, nuestra responsabilidad es transmitir el amor y la verdad de Dios a todas las personas que nos rodean, sin importar su nacionalidad, cultura o condición social.

El bautismo y la enseñanza

En este pasaje, Jesús también menciona el bautismo. El bautismo es un símbolo público de nuestra fe en Jesús y de nuestro compromiso de seguir sus enseñanzas. Además del bautismo, Jesús nos llama a enseñar a los nuevos discípulos a obedecer todo lo que Él nos ha mandado. Esto implica transmitir las verdades y principios bíblicos a través de la enseñanza y el ejemplo.

Quizás también te interese:  La inspiradora guía de vida en Hebreos 11 de la Biblia

La presencia de Jesús

Por último, Jesús promete estar con nosotros siempre: "Y recuerden que estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). Esta promesa nos da confianza y seguridad en nuestra misión. No estamos solos, sino que contamos con la presencia constante de Jesús en nuestra vida y ministerio.

En resumen, Mateo 28:16-20 nos presenta la comisión que Jesús dio a sus discípulos, instándonos a hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos y enseñándoles a obedecer sus mandamientos. Esta tarea es una responsabilidad y un privilegio que tenemos como seguidores de Cristo. Además, tenemos la aseguranza de que Jesús estará con nosotros siempre. ¡Qué hermosa misión la que Jesús nos ha confiado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir