El significado profundo: ¿Por qué la ley no fue dada para el justo en la Biblia?

Mi blog religioso: Reflexiones y enseñanzas

La ley no fue dada para el justo

¡Hola amigos! Espero que estén teniendo una excelente semana llena de bendiciones. Hoy quiero hablarles sobre un tema que puede resultar controversial para algunos, pero que es fundamental dentro de nuestra fe cristiana: la ley. Como cristianos, la Palabra de Dios, es decir, la Biblia, es nuestra guía de vida, y la ley es uno de los aspectos que encontramos allí.

La importancia de la ley en el Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento, Dios entregó la ley a su pueblo, Israel, a través de su siervo Moisés. Esta ley tenía como propósito principal mostrarles a los israelitas cómo debían vivir en obediencia a Dios. Sin embargo, es importante destacar que tanto en aquel entonces como ahora, la ley no fue dada para el justo (como nos enseña la Biblia).

La ley establecía mandamientos y preceptos que cubrían diversos aspectos de la vida diaria, desde cómo debían adorar a Dios hasta cómo debían tratar a los demás. A través de ella, Dios establecía principios para que su pueblo pudiera vivir de acuerdo a su voluntad.

La ley y el cristianismo

Pero, ¿qué pasa con nosotros, los cristianos? ¿Tenemos la misma responsabilidad de seguir la ley al pie de la letra? En el Nuevo Testamento encontramos enseñanzas clave que nos ayudan a entender esto.

Quizás también te interese:  El poderoso mensaje de Corintios 10:13 para fortalecer tu fe y superar cualquier desafío

Por ejemplo, el apóstol Pablo escribe en su carta a los romanos que "por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él". Es decir, no podemos ser considerados justos ante Dios solo por cumplir los mandamientos de la ley.

Leer  Hasta que la muerte los separe, prometen amor eterno en matrimonio

Esto no significa que la ley sea irrelevante para nosotros como cristianos. Jesús mismo dijo que no vino a abrogar la ley, sino a cumplirla. En lugar de eliminarla, nos mostró cómo debemos interpretarla y aplicarla en nuestra vida cotidiana.

La ley y la gracia

En la carta a los gálatas, Pablo también explica que la ley fue como un tutor o guía para llevarnos a Cristo. No podíamos ser salvos por nuestros propios méritos, sino que necesitábamos la gracia de Dios manifestada en Jesús.

Al aceptar a Jesús como nuestro Salvador, recibimos su justicia y somos liberados de la "maldición de la ley". Esto no significa que podemos vivir en rebeldía o ignorar los mandamientos de Dios, sino que nuestra relación con Él se basa en el amor, la gracia y la obediencia voluntaria.

Quizás también te interese:  La historia de Rebeca y Isaac: un amor bíblico que trasciende el tiempo

En resumen, la ley no fue dada para el justo, sino como una guía para entender la justicia de Dios y reconocer nuestra necesidad de un Salvador. Como cristianos, debemos amar y respetar la ley, pero recordando siempre que nuestra salvación se fundamenta en la gracia de Dios manifestada en Jesús.

Espero que este artículo haya sido de bendición para tu vida y haya aclarado algunas dudas. Recuerda, la Biblia es la fuente de sabiduría y guía para nuestra vida, y en ella encontramos respuestas para todo. ¡Hasta la próxima, amigos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad