Por qué las Doctrinas Pentecostales pueden Considerarse Falsas

porque-los-pentecostales-son-falsa-doctrina

La Iglesia Pentecostal, conocida por sus énfasis en los dones espirituales como hablar en lenguas y sanidad divina, ha enfrentado críticas por promover ciertas doctrinas que algunos consideran falsas.

Doctrinas Contenciosas

1. Bautismo en el Espíritu Santo como Segunda Experiencia

Algunas iglesias pentecostales enseñan que el bautismo en el Espíritu Santo es una experiencia separada y posterior a la salvación, marcada por el hablar en lenguas. Sin embargo, la Biblia no hace tal distinción, sugiriendo en cambio que el bautismo en el Espíritu es inherente a la salvación (Hechos 2:38-39).

2. Prosperidad Material como Bendición Divina

Muchas iglesias pentecostales predican un "evangelio de prosperidad" que vincula la riqueza material con la bendición de Dios. Esta doctrina ignora las enseñanzas bíblicas sobre la humildad, la generosidad y el verdadero tesoro (Mateo 6:19-21).

3. Sanidad Divina como Derecho

Algunas iglesias pentecostales afirman que todos los creyentes tienen un derecho garantizado a la sanidad física. Enseñan que la enfermedad es causada por el pecado o la falta de fe, lo que no está respaldado por las Escrituras. La Biblia reconoce que la enfermedad es parte de la condición humana y que no siempre puede ser curada (Juan 9:3).

4. Profecía como Autoridad Infalible

Algunas iglesias pentecostales otorgan autoridad infalible a las profecías de sus líderes. Creen que estas profecías provienen directamente de Dios y no deben cuestionarse. Sin embargo, la Biblia advierte contra los falsos profetas y anima a los creyentes a probar todas las profecías (1 Juan 4:1).

5. Exclusividad de la Experiencia Pentecostal

Ciertas iglesias pentecostales creen que solo aquellos que han experimentado el bautismo en el Espíritu Santo son verdaderos creyentes. Esta doctrina excluye a los cristianos de otras tradiciones que pueden tener fe genuina pero que no hablan en lenguas. La Biblia enseña que la salvación es accesible a todos los que creen en Jesucristo (Juan 3:16).

Si bien la Iglesia Pentecostal puede tener algunas enseñanzas valiosas, es crucial ser consciente de las doctrinas falsas que pueden infiltrarse en sus filas. Los creyentes deben basar su fe en la Biblia y ser escépticos con respecto a las doctrinas que se desvían de ella.

Doctrinas Falsas en la Iglesia Pentecostal

  • Bautismo en el Espíritu Santo como una Segunda Experiencia
  • Prosperidad Material como Bendición de Dios
  • Sanidad Divina como un Derecho
  • Profecía como Autoridad Infalible
  • Exclusividad de la Experiencia Pentecostal

Consejos Relevantes

  • Basar la fe en la Biblia
  • Ser cautelosos con doctrinas que se desvían de las Escrituras
  • Evitar las doctrinas falsas que pueden infiltrarse en las filas pentecostales

Preguntas frecuentes sobre la falsa doctrina pentecostal

¿Por qué se considera falsa la doctrina de que el bautismo en el Espíritu Santo es una segunda experiencia?

La Biblia no apoya la distinción entre el bautismo en el Espíritu Santo como una experiencia separada de la salvación. Ambas son parte de la experiencia de la salvación, como se describe en Hechos 2:38-39.

¿Es bíblica la doctrina de la prosperidad material como una bendición de Dios?

No. Esta doctrina ignora las enseñanzas bíblicas sobre la humildad, la generosidad y el verdadero tesoro que se encuentra en el cielo (Mateo 6:19-21).

¿Tienen todos los creyentes el derecho garantizado a la sanidad física?

No. Si bien la sanidad es posible a través de la fe, la Biblia reconoce que la enfermedad es parte de la condición humana y no siempre puede ser curada (Juan 9:3).

¿Son las profecías en las iglesias pentecostales siempre autoritativas?

No. La Biblia advierte contra los falsos profetas y anima a los creyentes a probar todas las profecías (1 Juan 4:1).

¿Es verdad que solo los que experimentan el bautismo en el Espíritu Santo son verdaderos creyentes?

No. La Biblia enseña que la salvación es accesible a todos los que creen en Jesucristo, independientemente de su experiencia pentecostal (Juan 3:16).

Subir