Interpretacion Religiosa Apocalipsis 16 del Nuevo Testamento

Explicación e Interpretación General:

El capítulo 16 del Apocalipsis describe las siete copas de la ira de Dios, que son derramadas sobre la tierra como castigo por los pecados de la humanidad. Las plagas son cada vez más severas y culminan en el Armagedón, una batalla final entre el bien y el mal.

Frases Más Relevantes:

  • "Y oí desde el templo una gran voz que decía a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios" (v. 1).
  • "Y el segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y este se convirtió en sangre como de muerto" (v. 3).
  • "Y el tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre" (v. 4).
  • "Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, y le fue dado quemar a los hombres con fuego" (v. 8).
  • "Y el quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia, y su reino se volvió tenebroso" (v. 10).
  • "Y el sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de este se secó" (v. 12).
  • "Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón" (v. 16).
  • "Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, diciendo: ¡Hecho está!" (v. 17).

Enseñanzas que Podemos Aplicar en Nuestra Vida:

  • Debemos ser conscientes de que Dios es justo y que castigará el pecado.
  • Debemos arrepentirnos de nuestros pecados y apartarnos del mal.
  • Debemos estar preparados para enfrentar tiempos difíciles y desafíos.
  • Debemos tener fe en Dios y en su capacidad de salvarnos.
  • Debemos ser pacientes y perseverantes en nuestra fe.
  • Debemos estar preparados para la Segunda Venida de Cristo.
Leer  Interpretacion Religiosa Filipenses 2 del Nuevo Testamento

Apocalipsis 16

Capítulo 16
Dios derrama plagas sobre los inicuos — Las naciones se congregan para el Armagedón — Cristo viene, las islas huyen y los montes desaparecen.

1 Y oí desde el templo una gran voz que decía a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios.
2 Y fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra; y vino una úlcera maligna y repugnante sobre los hombres que tenían la marca de la bestia y sobre los que adorBan su imagen.
3 Y el segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y este se convirtió en sangre como de muerto; y murió toda alma viviente que hBía en el mar.
4 Y el tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.
5 Y oí al ángel de las aguas, que decía: aJusto eres tú, oh Señor, el que eres y el que eras, bel Santo, porque has juzgado estas cosas.
6 Por cuanto ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre, pues lo merecen.
7 También oí a otro que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.

8 Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, y le fue dado quemar a los hombres con fuego.
9 Y los hombres fueron quemados con el gran calor, y Blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.
10 Y el quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia, y su reino se volvió atenebroso, y la gente se mordía la lengua de dolor;
11 y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y ano se arrepintieron de sus obras.
12 Y el sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de este se secó, a fin de que fuese preparado el camino para los reyes del Oriente.
13 Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia y de la boca del afalso profeta, tres espíritus inmundos semejantes a ranas;
14 porque son aespíritus de bdemonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la cbatalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.
15 He aquí, yo vengo como aladrón. Bienaventurado el que vela y cuida sus vestiduras, para que no ande desnudo y vean su vergüenza.
16 Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama aArmagedón.
17 Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, desde el trono, diciendo: ¡aHecho está!
18 Entonces hubo relámpagos, y voces y truenos; y hubo un gran temblor de tierra, un aterremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.
19 Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cYeron; y la gran BBilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su bira.
20 Y toda isla huyó, y los amontes no fueron hallados.
21 Y cYeron del cielo sobre los hombres enormes agranizos como del peso de un btalento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo, porque su plaga fue sumamente grande.

Leer  Interpretacion Religiosa Mateo 4 del Nuevo Testamento

  Rectitud, recto.

La versión del Rey Santiago en inglés añade allí “y el que serás”.

 Blasfemar, blasfemia.

 Tinieblas espirituales.

Morm. 2:12–14.

 Anticristo.

DyC 50:1–3.

2 Ne. 9:8–9; JS—M 1:22.

Apoc. 17:12–14.

JS—M 1:46–50.

 Armagedón.

Apoc. 11:15.  Segunda venida de Jesucristo.

DyC 84:118.

 BBel, BBilonia.

DyC 59:21.

Apoc. 6:12–14; DyC 133:22.

Éx. 9:18; DyC 29:14–16.

 Talento.

Subir