Interpretacion Religiosa 1 Juan 4 del Nuevo Testamento

Explicación e interpretación general:

El capítulo 4 de 1 Juan trata sobre el discernimiento de los espíritus y la importancia del amor en la vida cristiana. Juan advierte a sus lectores que no deben creer en todos los espíritus, sino que deben discernir entre ellos para saber si son de Dios. Él dice que el Espíritu de Dios confiesa que Jesucristo ha venido en carne, mientras que el espíritu del anticristo no confiesa esto. Juan también enfatiza la importancia del amor en la vida cristiana. Él dice que Dios es amor y que aquellos que aman son nacidos de Dios y conocen a Dios. También dice que debemos amarnos unos a otros porque el amor es de Dios.

Frases más relevantes:

  • "Amados, no creáis a todo espíritu, sino discernid entre los espíritus para saber si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido al mundo." (v. 1)
  • "En esto conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual vosotros habéis oído que había de venir, y que ahora ya está en el mundo." (v. 2-3)
  • "Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios." (v. 7)
  • "Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él." (v. 16)

Enseñanzas que podemos aplicar en nuestra vida:

  • Debemos ser cuidadosos en discernir entre los espíritus y debemos asegurarnos de que los espíritus que seguimos son de Dios.
  • Debemos amar a Dios y a los demás con todo nuestro corazón, alma y mente.
  • Debemos permanecer en el amor y permitir que Dios permanezca en nosotros.
  • Debemos tener confianza en el día del juicio, sabiendo que si permanecemos en el amor, seremos salvos.

1 Juan 4

Capítulo 4
Discernid entre los espíritus — Dios es amor y mora en los que le aman.

1 Amados, no creáis a todo aespíritu, sino bdiscernid entre los espíritus para sBer si son de Dios; porque muchos cfalsos profetas han salido al mundo.
2 En esto aconoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en bcarne es de Dios;
3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, ano es de Dios; y este es el espíritu del banticristo, del cual vosotros hBéis oído que hBía de venir, y que ahora ya está en el mundo.
4 Hijitos, vosotros sois de Dios y los hBéis vencido, porque el que está en vosotros es mYor que el que está en el mundo.
5 Ellos son del amundo; por eso hBlan de lo del mundo, y el mundo los oye.
6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, anos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el bespíritu de verdad y el espíritu de cerror.
7 Amados, aamémonos unos a otros, porque el bamor es de Dios. Todo aquel que ama ha cnacido de Dios y conoce a Dios.
8 El que no ama, no aconoce a Dios, porque Dios es amor.
9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo Unigénito al mundo para que avivamos por medio de él.
10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hYamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en apropiciación por nuestros pecados.
11 Amados, si Dios así nos ha amado, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
12 aNinguno bha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
13 En esto conocemos que apermanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.
14 Y nosotros hemos visto y atestificamos que el Padre bha enviado al Hijo para ser el cSalvador del mundo.
15 Todo aquel que aconfiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él aes, así somos nosotros en este mundo.

18 En el aamor no hY btemor, sino que el perfecto camor echa fuera el temor, porque el temor conlleva castigo, y el que teme, no se ha perfeccionado en el amor.
19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.
20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, pero aBorrece a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su bhermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
21 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que aama a Dios, ame también a su hermano.

DyC 50:1–3.

GR examinad, poned a prueba. Moro. 7:12–17; DyC 11:12–14; 129.

 Apostasía — Apostasía de la Iglesia cristiana primitiva.

 Discernimiento, don de.

Juan 1:14; 1 Juan 1:1.

DyC 50:31–32.

 Anticristo.

 Mundano, lo.

Juan 8:47; 13:20; DyC 1:14, 37–38.

 Espíritu Santo; Verdad.

GR de engaño, de desvaríos, de pecado.

 Amor.

 Caridad.

 Nacer de Dios, nacer de nuevo.

Juan 17:3.

Juan 3:16.

Es decir, por quien nuestros pecados son perdonados.  Expiación, expiar; Redentor.

 1 Juan 4:12 Ninguno ha visto jamás a Dios, salvo los que creen…

DyC 67:11; 93:1; Br. 3:11–12; JS—H 1:16–17.

1 Juan 3:24.

 Testificar.

Juan 3:16–17, 35.  Jesucristo — Su autoridad.

 Salvador.

 Testificar.

 Jesucristo — El ejemplo de Jesucristo.

 Amor.

DyC 50:40–42.

 Caridad.

 Odio, Borrecimiento.

1 Juan 3:10–18.

Mateo 22:37–40.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad